Clases de cristales y formas - Sanación con cristales


Múltiples son las piedras que podemos encontrar en la naturaleza, algunas con millones de años de antigüedad y otras jóvenes, y todas con diferentes composiciones, colores, texturas, precios y aplicaciones.

Independientemente de las clasificaciones que podamos realizar de las piedras, hay que tener en cuenta que todas pueden sernos útiles, incluso una piedra del camino que encontremos y que nos resulte llamativa, porque puede resultar más beneficiosa para nuestras necesidades que la gema preciosa más cara, o del origen más remoto.

Podemos encontrar distintas formaciones de los cristales de cuarzo y amatista:

Drusas: Conjunto de cristales que recubren la superficie de una roca. Tienen aplicaciones específicas en las técnicas orientales de alineamiento de los tres Haras. También se usan para armonizar ambientes.

Geodas: Una geoda es una cavidad rocosa de basalto, normalmente cerrada, en la que han cristalizado minerales que han sido conducidos hasta ella disueltos en agua subterránea. El proceso de cristalización se produce en capas en las paredes de la cavidad, por lo que se pueden encontrar geodas huecas. Deben su existencia al hecho de que el basalto es básico y el cuarzo es ácido, y al igual que el aceite y el agua, son inmiscibles, es decir, no se mezclan. Es usado como adorno tanto cuando es trasparente (parece un diamante) como cuando tiene impurezas que lo colorean: violáceo (amatista), negro (cuarzo ahumado), rosado (con impurezas de óxido de titanio), etc.. Cuando las impurezas toman formas concéntricas se los llama Ágatas. Son empleadas las geodas para cargar y limpiar todos las piedras que deseemos, simplemente colocándolos sobre su superficie cristalina.

Fragmentos en bruto: son trozos de piedras que no han sido talladas. El hecho de que no fueron talladas no altera las propiedades del cristal, excepto para el caso de la varas de cuarzo que usemos en las redes o para masajes, ya que su pulido, rolado y facetado tienen finalidades específicas (focalizar la energía y no lesionar las superficies donde se aplican los movimientos rotatorios). Existen técnicas que utilizan sobre el cuerpo fragmentos en bruto de distintas piedras.

Gemas roladas: son las priedras que han sido talladas y pulidas buscando eliminar las protuberancias naturales del cristal, resultando una superficie curva. Se emplean colocándolas en los chakras.

Varas: se usan en las redes de reiki y en masajes sobre zonas del cuerpo. Son de cuerzo y se presentan de diferentes maneras (talladas, roladas, facetadas, sin facetar, etc.).

Esferas: son cristales que han sido tallados dándole esta forma específica. Todo cristal en forma de esfera incrementa 1.000 veces su potencia.

Pirámides: son cristales tallados con esta forma específica, con el objeto de condensar la energía. En el pasado se las usaba para desbloquear chakras, armonizar ambientes (colocando una en cada punto cardinal de la casa), y en las meditaciones. En algunas técnicas se colocan pirámides en el chakra cardíaco y en el 3º ojo, mientras que en los restantes chakras piedras roladas o en bruto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares Ultima Semana

Entradas populares del Mes

Entradas populares del Año