Mostrando entradas con la etiqueta La Luna. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Luna. Mostrar todas las entradas

Descubre tu personalidad según el ciclo de la luna

 


Comprende las Personalidades por las Fases de la Luna 

La Luna afecta a la Tierra de varias maneras y también afecta a tu personalidad, aquí descubrirás un poco más como te afecta según su ciclo.


La fase de Luna llena sucede cada 29,5 días, mientras que la Luna nueva que le sigue dura 14,8 días.






Tú Personalidad según la Luna Creciente


La Luna está de 45° a 89° adelante del Sol. Esto comprende el Sextil, Quintil y dirige hacia la Cuadratura. La fase sin desplegar que comenzó con la Luna Nueva está reuniendo ahora ímpetu, la Luna está creciendo más grande en tamaño así que esta persona está muy consciente del futuro, incluso más ansioso para experimentarlo, tiene más introspección en lo que tiene en el futuro, incluyendo los peligros insospechados. La personalidad de Luna Nueva con frecuencia no tiene una idea sobre los problemas potenciales, pero la personalidad Creciente tiene un sentido de lo positivo y lo negativo y por tanto es menos ansioso pero más precavido, sopesando las cosas antes de tomar la iniciativa. Pero le puede faltar claridad debido a esto y hay con frecuencia anhelo y resistencia, un impulso para ambos moverse hacia delante y al mismo tiempo quedarse cómodamente en la zona segura de lo que le es familiar. 


Hay algo de inseguridad integrada en esta persona, un enfoque tentativo, aunque una curiosidad y necesidad de explorar la vida la cual es muy fuerte y motivante. La semilla metafórica que sembramos surge ahora de la oscura tierra tiene sus primeras hojas y ha sobrevivido las primeras tormentas y peligros, entregando alegóricamente los peligros a la memoria, si las pudiéramos imaginar que las plantas tuvieran memoria, la psique la tiene. Las palabras clave aquí serían “anticipación” y “titubeo”. Estas personas parecen conscientes de que hay retos y tensiones a ser superadas. Por esta razón, la gente que nace en esta fase puede tener un problema para definir las metas y la dirección en la vida, en caso de que las cosas vayan mal. Pero una vez habiendo establecido alguna dirección, harán un corte limpio y se moverán a toda maquina. Entonces sorprenderán a todos con la acometida e intención después de primero parecer provisional. Vemos esto en aquellos que rompen con la tradición, con las expectativas de los padres y frecuentemente con el país de nacimiento. Confían implícitamente en su propia capacidad de supervivencia y tienen una ingenuidad e impulso que es bastante encantador. 

Esta gente parece tener en ocasiones un “zumbido bajo la silla”, son de alguna manera impulsados en su necesidad para la realización en la vida. Dependiendo en el Yin y Yang de los signos involucrados en la personalidad de Luna Creciente, tenderán a ser un poco variables, pero una vez que toman la decisión se moverán hacia delante. Esta fase incluye los aspectos de quintil y sextil, los cuales son “creativos” y trabajadores prácticos por lo cual la personalidad no puede quedarse estática sino que forja con las metas a la vista, terminándolas incluso aunque pueden perder el interés en el camino. 


Anticipándose a un largo viaje por delante, a fin de lograr el crecimiento futuro, la fase de personalidad es semejante a un niño abandonando el hogar por el gran mundo de la adultez. Con frecuencia a fin de ser exitoso necesita hacer un descanso permanente. Este no siempre es físico, sino un descanso con la moral, las tendencias educativas, las tradiciones y los hábitos. La familiaridad hace difícil dejar la seguridad, pero por esta naturaleza es impulsarlo a hacerlo. Pueden parecer en ocasiones flotar en los límites de la toma de decisiones y la acción, y necesitan valor para explorar pero raramente se llegan a adherir por mucho tiempo. Con frecuencia mantienen una conducta juvenil e inclusive cuando son viejos, pueden mostrar un candor e inocencia que es extremadamente encantador. 

Avanzando, sin necesitar justificar sus acciones, o abrumarse por el miedo al progreso, es un reto que debe enfrentar esta personalidad si tiene que conseguir lo mejor de la vida. Con frecuencia parecen necesitar explicar o buscar permiso para actuar asertivamente aunque tienen una fortaleza que es bastante sorprendente cuando dejan que se muestre. Frecuentemente necesitan tiempo para asimilar y evaluar los retos para determinar la dirección y puede aparentar vacilantes. Viven anticipados, aprenden a través de la experiencia así mientras maduran se vuelven más intrépidos y asertivos. Nacen con un potencial enorme pero necesitan tiempo para activarlo. Se elevarán al reto solamente para retirarse cuando son bloqueados. Con frecuencia la habilidad para retirarse es útil porque vuelven a reunir sus recursos y salen a pelear después de reagruparse. 




Tú Personalidad según Luna de Primer Cuarto


De 90° a 134°. Este comienza con la cuadratura e incluye al trino. Así que esta personalidad varía del tipo de “aspecto difícil” al del “sencillo”. Es necesario tener esto en mente y modificar la interpretación por el ‘aspecto’ real de la fase. Sin embargo, las personalidades nacidas en esta fase mantendrán un ‘estilo’ de expresión parecido, el impulso de crecer a través del cambio y simplemente pasar de una forma diferente. 


Como alcanzarán el cambio dependerá mucho del signo involucrado, debido a que en la cuadratura, los ‘asuntos’ arquetípicos pueden ser altamente retadores. Por ejemplo, el Sol en Aries y la Luna en Cáncer podrían experimentar tensión sobre la autonomía y los patrones de familia. El Sol en Cáncer y la Luna en Libra podrían experimentar tensión entre la familia y la intimidad. El Sol en Libra y la Luna en Capricornio podrían nacer esperando experimentar dilemas que involucran la intimidad y el estatus. Con la cuadratura el cambio es alcanzado forzosa y deliberadamente y con voluntad. Así esta personalidad está invadida con el deseo de crecimiento pero tiende a hacerlo a expensas de la paz interna, es consciente de los dilemas de la relación y podría forzar inconscientemente los asuntos a fin de liberar lo que percibe que son los factores limitantes. 

La fase incorpora la ambición pero en ocasiones con un costo. La semilla metafórica no ha roto solamente la superficie sino está desarrollando las hojas y buscando el amanecer, pero está expuesta al viento y la lluvia, el frío y calor, y así experimenta una fase crítica, vivirá o morirá, ¿tendrá que completarse para su lugar en el sol con otras de su tipo? Esta personalidad puede incluso experimentar una forma de rechazo de la familia, o al menos sentir que no encaja y esto puede ser emocionalmente difícil de manejar, aunque le deja libre para explorar su propio mundo y crisis, de una forma u otra puede ser el catalizador para esto. 


La tensión que es inherente en la personalidad es con frecuencia reflejado en las tensiones de las relaciones con los padres, que es con frecuencia vista por la persona como una relación inarmónica. Así con frecuencia tiene que tratar con sentimientos de ‘tomar partido’, no solamente con las relaciones con los padres sino también en otras relaciones en la vida. Puede encontrarse a sí mismo en situaciones donde tiene que decidir entre fuerzas opuestas. Se puede independizar a una edad temprana. Su dilema interno con mucha frecuencia viene a expensas de las emociones y la completa expresión le deja el sentimiento de que ha perdido el control. Este es un ‘puente’ entre el Sol consciente y la Luna inconsciente, donde la objetividad y la subjetividad chocan así la personalidad puede expresar unos patrones de comportamiento impredecibles y reactivos. 


La acción, el instinto, la crisis, la reacción, el establecimiento de metas con un propósito, la construcción de marcos de referencia, la independencia de pensamiento y acción pueden crear crueldad sobre esta personalidad que está fuertemente enraizada en el condicionamiento de los padres y el riesgo que lleva y el alcanzar los asuntos de los padres. Cuando la persona llega a los términos de sus propios impulsos se establece un enorme sentido del propósito y claridad de dirección. Por tanto encontramos a la persona que es un logrador potencial. Esta es una personalidad que tiene un sentido del yo pero tiene que luchar para adaptarse a la sociedad en la cual vive. Algunas de las luchas y crisis que experimenta esta personalidad es el encontrar un nicho en la vida. 


Debido a que esta fase incorpora el trino de apertura o creciente, y podemos asumir que viene con el trino una mejor comprensión, o al menos, una mejor aceptación y menor estrés, la persona nacida al final de la fase trata con asuntos de una manera más calmada y resuelta, sanando más rápidamente y aceptando aquellas cosas que no puede cambiar. 

Por lo tanto, puede ser más fácil tratar con tensión por aquellos nacidos con el trino. El Sol y la Luna están en el mismo elemento, por tanto la energía fluye más fácilmente y hay una intensificación del autodesarrollo. La paradoja en esta fase completa es que mientras uno experimenta la crisis y la tensión en el deseo por el cambio, otro hará sus transiciones con facilidad. Pero el deseo y los impulsos no son menos intensos. Con el trino hay una aceptación del conflicto y más fácil manejo de los retos. 




Tú Personalidad según la Luna gibbous


De 135° a 179°, este incluye el Quincuncio y lleva a la Oposición. Esta es una fase cuando la atención consciente se le paga al crecimiento personal, al mismo tiempo en que incorpora las relaciones con otros. Esta personalidad está completamente consciente de sus potenciales y ansioso para comprender y desarrollarlos. No busca hacerlo en una forma de crisis sino que es más paciente y acumulativo. Adquiere habilidades y comprende la necesidad para deliberar en el logro de la vida. Lo bendice una facultad intuitiva que no es impulsiva, sino equilibrada entre metas subjetivas personales de cómo los demás lo alcanzan. Es menos impulsiva que las fases que han pasado antes. La persona está consciente de las expectativas y las normas sociales, toma lo que es de valor para él y fácilmente rechaza el resto. Lo hace con una comprensión intuitiva que por acumulación material, de conocimiento e información que ganará posteriormente en la vida. Es más un recopilador que un cazador es con un enfoque directo, una visión progresiva y optimista y de buena gana el uso de cualquier tipo de habilidades y material que tiene a la mano para alcanzarlo. 


El cuento de la planta está ahora completamente para sobrevivir, esta fase está en un estado acumulativo y uno en el cual nuestra planta comienza a mostrar su potencial, ¿es una petunia o es un árbol de manzana? Sabe y comienza a tomar su forma futura, alimentándose y creciendo a un ritmo rápido, sus raíces están firmemente en la tierra desde donde toma su sustento. Así es con la personalidad Gibbous. Saben quienes son y tienen una idea firme de lo que quieren. 


Está consciente que se tienen que hacer ajustes entre los deseos personales y las necesidades de los demás y generalmente es capaz de comprometerse. Sin embargo, al hacerlo, no pierde la visión de su dirección personal, pero es consciente de lo que quiere dentro del marco de referencia de su cultura, sociedad y sus exigencias, y las normas políticas y las oportunidades creativas que se presentan a él. Tiene la habilidad más desarrollada para ser consistente y perseverante. 


Por tanto puede parecer plácido, pero está alegremente bien aterrizado y resuelto. Puede no estar completamente dispuesto a comprometer sus propios deseos pero si satisface sus propósitos a largo plazo verá la política de parecer que lo hace. Puede ser truculento si puede ver que no tiene ventaja. Sabe quién es y lo que quiere. Esta fase trae objetividad como la actitud predominante y la persona es menos dependiente de sus instintos para sobrevivir y más en ‘jugar’ con el sistema para encontrar los medios. 

Es capaz de, y lo hace, planear el futuro y arreglarlo para su propia sobrevivencia. Parte del patrón de vida de esta personalidad, especialmente cuando de joven descubre que la vida tiene ‘un orden’. Está determinado en su propio crecimiento y por tanto podría tender a usurpar a aquellos que se paran en su camino. Sin embargo, aprende intuitivamente a evitar a aquellos que lo podrían amenazar y a cultivar que le permitirán encontrar su propio nicho. Podríamos decir que esta personalidad tiene todas las cosas de un animal político, en contacto con la sociedad y otras personas y aún capaz de utilizar ese marco de referencia para alcanzar sus propias metas. 

Tiene un fuerte sentido de la identidad pero con frecuencia cuenta con otras personas para reflejar el sentido del ‘Yo’. La retroalimentación de los demás es muy importante y necesita ser confirmada en la infancia. Si los aspectos a las luminarias son alentadores, esta persona es capaz de colocarse a sí misma en medio en una forma social y afable. Si no, puede estar rodeado con un deseo de crecimiento que pone poca atención a los medios legítimos por los cuales puede obtener lo que necesita. Es capaz de escribir las reglas para ajustarlas a sí mismo. 


Tiene la capacidad de analizar las direcciones futuras y las indiscreciones pasadas y ponerlas firmemente en perspectiva, para así aprender de sus errores. En ocasiones este aquel que camina a un diferente ritmo pero es bastante consciente de que lo está haciendo y lo puede utilizar para metas posteriores. El impulso para la reforma y la mejora es fuerte. Por lo tanto encontramos la persona fuera del mundo, extrovertida más que introvertida. La persona es con frecuencia un almacén de conocimiento y experiencia variando desde lo trivial hasta el conocimiento profundo. 




Tú Personalidad según la Luna Llena

De 180° a 224°, la personalidad alcanza el mundo exteriorizado de los demás. Vemos esta fase más claramente. La Luna está en su tamaño más grande a punto de comenzar su etapa menguante. Las relaciones con los demás y con el mundo tejiendo en grande en la experiencia de la vida de esta persona. Nacen en anticipación de quienes son, depende en gran medida en las demás personas en su vida por tanto hay una paradoja en equilibrar el “yo” y el “tu”. Son capaces de alternar entre manejar duramente sobre las necesidades de los demás o ser tan conscientes de las necesidades de los demás que niegan las propias. 


¿Qué ocurrió con nuestro árbol? Ahora está alto y expuesto. Desafía al viento para que sople a través de él, al agua para que fluya, y cuando ocurren estas cosas sobrevive porque tiene la fortaleza para enfrentar los elementos. Su propósito ahora no es tanto la auto-conservación como la conservación de las especies, y por tanto da fruto y semillas, y las primeras semillas son inmaduras y necesitan tiempo para desarrollarse. Algunas lo harán otras no. Aquellas que son fértiles se quedan, las que no son caen a la tierra. Así que hay un sentido de vida y muere, fertilidad e infertilidad que, reflejada en la personalidad, pueden jalar en una dirección u otra. 

La polarización ocurre tan seguido que esta personalidad parece jalar en dos direcciones. Pueden actuar de una forma que se describe mejor como ‘extremista’. El equilibrio y la constancia requieren un cambio constante en las perspectivas de la vida y la persona tiene que encontrar la forma de mantenerse a la ‘mitad del camino’. Esto crea muchos extremos en su vida. Debido a que el Sol y la Luna están opuestos entre sí no hay obstáculos para la iluminación y la persona es innatamente consciente tanto de su ego y su ‘alma’ y cambia entre las necesidades de cada una. El constante cambio entre la experiencia mundana objetiva y la experiencia interna subjetiva es tanto tormentosa y como un dilema permanente para las personalidades de Luna Llena. Un momento se encuentran a sí mismos afianzados y seguros de su dirección personal material o intelectual y después sumergidos en la confusión emocional y de relaciones. Los dos polos están claramente separados. Idealmente esto promete la bien establecida personalidad madura, capaz de un sentido innato de las partes profanas y sacras de sí mismo pero la mera dinámica de la oposición significa que está en un estado constante de flujo. Raramente ocurrirá el equilibrio para la satisfacción de la persona. 


Altamente creativo, obviamente expresivo, capaz de ser autodestructivo, estas personalidades son vistas, quieren ser vistas, están motivadas para buscar la aprobación de los demás de una forma u otra, y este deseo de aprobación se proyecta al mundo de las relaciones. 



Siguiendo la fase Gibbous donde la retroalimentación es un recurso necesario para el crecimiento, para la personalidad de Luna Llena, dicha confirmación es un producto que viene en un flujo constante como la autoestima puede oscilar en los extremos. Puede ser bastante confiado en su enfoque de la vida, solamente oscilando en períodos de duda personal. Por tanto sus patrones de vida pueden saltar de un extremo a otro. Él o ella es su mejor amigo o su peor enemigo, y proyectará esto en las relaciones por lo tanto si lo ama o ama a una persona con Luna Llena no espere que esto sea un viaje sencillo, ya que las líneas entre el amor y el odio son delgadas. 

La motivación es elevada, aunque puede ser arrastrada por fuerzas emocionales. Las normas sociales y los instintos primitivos piden atención y la persona con frecuencia cambia entre la necesidad de estar conforme a los requerimientos de las relaciones y la vida social y el impulso interno de libertad y anarquía. Hay un agudo sentido del propósito y la necesidad de expresar la vida ‘llena’. La madurez permite a la persona cumplir la promesa innata del autodesarrollo personal junto con el logro del mundo. El matrimonio de los padres puede ser experimentado como opuesto pero en dinámica interdependiente. La madre y el padre pueden ser percibidos como individuos separados atados dentro de la estructura del matrimonio aunque deseosos de libertad. Puede incorporar los asuntos de los padres a un punto de distracción y una pérdida de identidad. Esta dualidad de opuestos se muestra claramente en la personalidad como trata de ‘centrarse’ y ‘encontrarse’ a sí mismo. Así como podría polarizar sus energías, tiene la capacidad de tener lo ‘mejor de ambos mundos’ si comprende su propia dinámica. Esta es una personalidad que siente que la vida tiene que ser vivida completamente en el aquí y ahora, son innatamente impacientes, impulsivos, y como tales hay una posibilidad de un muy alto nivel de logro. 




Tú Personalidad según la Luna Diseminante


De 225° a 269° adelante del Sol. Esta es una fase de distribución, comunicación e iluminación. La persona de la Luna Diseminante tiene una necesidad innata de propagar la palabra, anunciar su presencia e incluso alardear de sus proezas. Es bastante capaz de publicitar sus ideas y está fuertemente motivado en un nivel social. Las estructuras sociales y la sociedad en su totalidad se beneficia de su personalidad, y él se beneficia de ello, pero está en peligro de hundirse por su propio entusiasmo. Está investido con un deseo de instigar la reforma social, pero en ocasiones necesita detenerse y considerar que el mundo puede que no esté listo para él. Es un visionario y su visión del futuro no deja espacio para estructuras y tradiciones limitantes. Empuja los límites, y como las personas de la Luna Gibbous, pueden hacerlo en una casi forma amoral, pero lo hace menos por ganancia personal y más por la ‘causa’. Puede incorporar la frase “el fin justifica los medios”. 


El árbol ahora tiene frutos y semillas y abundancia. Esparce las semillas que están maduras con un abandono bailarín ya que su propósito está bien definido. Se revela en los elementos ya que está sintonizado con ellos y se da cuenta de su propósito. Es un tiempo de alegría del derrame de aquellas semillas que asegurarán su vida es significativo y su especie sobrevivirá. La diseminación significa esparcir lejos y ampliamente y nuestro árbol utiliza la naturaleza para hacer esto. 

Dichas personas están involucradas en la comunicación, con frecuencia enseñanza, se preocupan de la ley y las normas estructurales de la sociedad y son por naturaleza extrovertidos. Se expresan a sí mismos con facilidad alrededor del trino, pero pueden expresar posteriormente las dificultades cuando se acerca la cuadratura menguante, así su más grande lección es no tomar como un hecho su talento sino para re-enfocarlo en una forma colectiva. Es la personalidad con potencial de liderazgo social, capaz de transmitir las necesidades del grupo, actuar protegiendo, alterando el pensamiento y actitudes de la colectividad. Puede ser de alguna manera dictatorial y exigente en “siempre estar en lo correcto”. Nace con un sentido innato de que todas las cosas cambian y no son permanentes y estén en movimiento. Tiene una tendencia visionaria y claridad de enfoque pero también un sentido del ‘ritmo’ y parece necesitar conseguir un pedazo de la vida mientras le está yendo bien. Aquellos conceptos que preocupan personalmente a la persona son aquellos que utiliza para beneficiar al todo. Así encontramos a alguien orientado hacia las causas, en profesiones de asistencia, donde es expresada su innata habilidad para comunicar. Esta es la posición de informar y educar a aquellos con quien tiene contacto. Es altruista, pero puede ser locuaz. Puede parecer actuar por impulso pero raramente lo hace. Su reto es priorizar ya que puede esparcir su energía. Quiere ser todas las cosas para toda la gente. 

De niños este tipo son ‘cabeza vieja en hombros jóvenes’. Como maestros y diseminadores de información maduran a edad temprana. Esta personalidad puede motivar a los demás hacia la reforma y son con frecuencia los voceros de la sociedad. La inmovilidad y la aceptación sin cuestionamiento, el descansar en sus laureles es un anatema para esta personalidad. La vida parecerá sin sentido a menos que tengan los medios para difundir, compartir, experimentar y explorar. Por esta razón la persona puede crear sistemas de creencia simplemente por el hecho de hacerlo. La necesidad es por precaución y por determinar que facetas de la vida tienen una significación real más que para él para involucrarse en actividades triviales o mundanas solamente por el hecho de hacerlo. 


Negativamente, la persona puede superar por inercia o ser paralizado por miedo a la pérdida. Puede ser inflexible y por tanto experimentar la pérdida ya que tiene una tendencia natural a colocarse en el error si no tiene la voluntad de incorporar nuevas actitudes y cambiar sus patrones de comportamiento. Puede oscilar entre lo seguro y ya probado aunque internamente sabe que debe cambiar, o será dejado atrás en el continuo paso de la vida. Esta persona puede tender a volverse pesimista, si su filosofía se ve amenazada, atrapada dentro de los sistemas de vida y obligaciones hasta que se abraza la conciencia filosófica del futuro. La profesión y otras afiliaciones con frecuencia caen en crisis y frecuentemente las asociaciones necesitan ser abandonadas o refinadas de alguna manera. Esta persona nace con un sentido de vocación. Con frecuencia toma un largo tiempo para sacudirse el deseo de conformarse a fin de caer en su llamado. 

El matrimonio de los padres pudo haber tenido uno completamente dominante o dictatorial sobre el otro. Por lo tanto la persona está imbuida con la necesidad de suprimir ya sea su yo interno emocional u oscilar a la vida interna y tiene dificultad de vivir en el aquí y ahora. Esta es una posición tensa y como su contraparte de la primera cuadratura, lleva a una personalidad bajo presión. Conflictos internos, inseguridades y luchas son con frecuencia inarticuladas. Se forma la tensión a un nivel interno y el riesgo de arranques y comportamiento reaccionario y revolucionario esta en desigualdad con la aparente apariencia de calma exterior. 


 


Tú Personalidad según la Luna en Cuarto Creciente

 


De 270° a 314° detrás del Sol. Esta cuadratura menguante es similar a aquella del Primer Cuarto pero a un nivel más social. Aquellas primeras tensiones se sintieron en una forma activa, subjetiva, personal y en una dirección pero esta cuadratura menguante presenta un grupo diferente de retos, aquellos de tensión en la consciencia social o ideológica. Esta persona está cargada con tensión de probar ideologías y creencias, las suyas propias, de los demás y de la sociedad. Cuestiona la validez de todas las cosas. Tiende a un punto de vista muy objetivo y es capaz de ser bastante exigente en la búsqueda de la resolución de las preguntas que hace. Aquellos nacidos en esta fase se confrontan con muchas tensiones entre las ideologías personales y las creencias y realidades de los sistemas y los hechos. 


Es el vocero del colectivo pero también se arriesga de morder más de lo que puede masticar. Su reto es determinar cuanto de sí mismo está preparado a sacrificar por las exigencias colectivas. Esta colectividad puede variar desde su familia inmediata, con frecuencia los padres y la jerarquía más amplia de la familia, a la estructura ‘tribal’ de la comunidad. 


Está dividido entre los valores tradicionales y las tendencias futuristas. Puede ver los valores en ambas y con frecuencia se le pesca en un dilema de consciencia. Agudamente siente los impulsos del grupo y aquellos con los que se asocia, y necesita ajustarse con las normas estructurales y también incorpora sus propios ideales con los del grupo. Por lo tanto en un nivel positivo puede alcanzar las ambiciones personales a través del grupo, o cambiar al grupo para alcanzar sus fines. Cualquiera de ambos está atado a la fibra moral de los demás. 

Aquí están los filósofos del mundo, que no necesariamente actúan para hacer que ocurra la reforma, pero empujan a los demás para hacerlo, desde una posición ‘administrativa’. Dichos tipos de personalidad requieren reconocimiento del ‘sistema’ y con frecuencia viven y trabajan dentro de límites estrictos y su dicotomía es que desean que las cosas sean diferentes. Con frecuencia preguntan, ‘porqué estoy aquí’, ‘cuál es mi meta en la vida’. Así pueden ajustarse a un mundo de negocios durante el día y un mundo esotérico en la noche. A decir verdad, es verdaderamente más cómodo en la noche. 


¿Y que hay del árbol? Sigue dando frutos, sus semillas esparcidas es tiempo de descanso en preparación para la espera. Los elementos han esparcido las ramas, algunas ramas no son fructíferas y por tanto el árbol se recortó para la vida. Las ramas marchitas caen al tiempo en que se las lleva el viento. El árbol está a merced de los elementos, no en el mismo camino como ocurrió en la cuadratura creciente, sino en una forma más madura, mientras las hojas muertas comienzan a caer y todo lo que es inútil en preparación para la siguiente estación se quita. La intervención humana en la forma de vida, puede inclusive delinearla para que quede con la misma imagen que los otros de su tipo. 


Tú Personalidad según la Luna Balsámica

 


De 315° a 359°. El ciclo está terminando, esta es la fase de transición y preparación para la transformación. Esta personalidad experimenta la vida en el conocimiento y anticipación del cambio radical, pero sabe instintivamente que esta voluntad viene solamente después de una muerte ritual o de sacrificio. La sociedad y las jerarquías, la gente con poder no se sienta fácilmente con estas personas. Aunque no se rebelan. Son los introvertidos que toman todas las cosas de la vida y las mandan profundamente a la psique para análisis y transformación. Con frecuencia dudan para comprometerse a largo plazo en las actividades mundanas como si dijeran que no hay suficiente tiempo que perder. 


Así están mejor equipados para comprometerse en áreas orientadas a menores logros y más en forma de tras bambalinas donde, pueden cuestionar, investigar, hacer hipótesis, postulaciones e investigar el potencial futuro. Son los profetas con una comprensión intuitiva y clarividente visión del futuro. 



Experimentan duras lecciones en la vida siendo forzados a dejar ir, descartar y tratar con la pérdida a diferentes niveles tanto dentro como fuera. Aunque son los mejor equipados para hacerlo y seguir adelante, tienen un sentido interno de la no-permanencia transformadora de la vida, de las relaciones y su propio yo. Con frecuencia están involucrados en proyectos a corto plazo, parecen sociables aunque agudamente separados, no siempre sintiéndose completamente cómodos con los grupos, las asociaciones, aunque impulsados a unirse por la comodidad que la afiliación proporciona. 


Su sentido de ‘no-pertenencia’ se siente agudamente así que buscan a otros con un pensamiento parecido, aquellos que viven la vida en un nivel interno y tienen una fuerte personalidad que proyecta el verdadero Yo interno. La soledad es común. La persona de la Luna Balsámica tiene mucho que ofrecer en sabiduría y experiencia si puede sobreponerse a su pesimismo. Hay una profundidad destapada a su experiencia y comprensión, la fertilidad que es futurista y puede ser transformadora si se aplica al beneficio de los demás. Sus creencias y conocimiento parece venir de una fuente colectiva y la función intuitiva, incluso psíquica es fuerte. Se apoyan en la filosofía religiosa, aunque con frecuencia la niegan. Creen en la ‘suerte’, tanto buena como mala, el destino y el Karma. Profundos e instintivos, están equipados para experimentar los niveles animales del ser así como el más elevado nivel de la abstracción y así combinar la psique y el soma. 


Con frecuencia son sanadores intuitivos, su cuerpo frecuentemente es sensible a los cambios y pueden ser encontrados en instituciones, cuidando de los necesitados, con frecuencia arriesgando su propia salud. Niveles de confianza son frecuentemente externamente bajos y dudan expresar su naturaleza intuitiva de una manera abierta, por lo que la profundidad de la evolución psíquica es raramente descubierta excepto cuando la vida los empuja a fases oscuras. 



El árbol entra a su período de descanso, confiado de que a su debido tiempo y en la estación correcta volverá a salir. Ahora sus hojas caen y se vuelven el alimento para el futuro. Puede parecer triste y muerto en el invierno de su vida, pero profundamente en la tierra, ocurre el crecimiento fértil. Su semilla derramada previamente y comenzando a cubrir y alimentar en el abono y el árbol simplemente espera (pacientemente por que se desarrollen las estaciones). Así es con la personalidad balsámica. Han integrado el conocimiento que todas las cosas ocurren de acuerdo a su estación y están frecuentemente contentos con ello. 


La persona Balsámica con frecuencia tiene que apartarse de sus propias necesidades subjetivas a fin de sentir completamente un sentido de unidad con lo colectivo. Son ‘solitarios’. Pueden ser muy bien trabajadores afables, gustosos, aunque nunca están completamente a gusto en el mundo de los retos. Buscan iluminación debido a un bien desarrollado sentido de la imperfección y un potencial para una renovación espiritual. El Yo es un templo listo para recibir iluminación. Por consecuencia pisan el camino espiritual y desean ganar sabiduría de la mayor parte de las tareas mundanas. Buscan la transformación a través del servicio a otros y en ocasiones el martirio. Pueden con frecuencia ser vistos cuidando su salud con un impulso casi obsesivo para perfeccionarlo, luego van a través de períodos de negación sin precedentes. Trabajan en forma tranquila, involucrados en la investigación tras los escenarios en lugar de estar en la activación frontal y mientras tienen dicho conocimiento e interiorización, raramente se exponen a sí mismos a la crítica o se arriesgan con el conocimiento.