Mostrando entradas con la etiqueta La Personalidad de la Luna Llena. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Personalidad de la Luna Llena. Mostrar todas las entradas

Tú Personalidad según la Luna Llena

De 180° a 224°, la personalidad alcanza el mundo exteriorizado de los demás. Vemos esta fase más claramente. La Luna está en su tamaño más grande a punto de comenzar su etapa menguante. Las relaciones con los demás y con el mundo tejiendo en grande en la experiencia de la vida de esta persona. Nacen en anticipación de quienes son, depende en gran medida en las demás personas en su vida por tanto hay una paradoja en equilibrar el “yo” y el “tu”. Son capaces de alternar entre manejar duramente sobre las necesidades de los demás o ser tan conscientes de las necesidades de los demás que niegan las propias. 


¿Qué ocurrió con nuestro árbol? Ahora está alto y expuesto. Desafía al viento para que sople a través de él, al agua para que fluya, y cuando ocurren estas cosas sobrevive porque tiene la fortaleza para enfrentar los elementos. Su propósito ahora no es tanto la auto-conservación como la conservación de las especies, y por tanto da fruto y semillas, y las primeras semillas son inmaduras y necesitan tiempo para desarrollarse. Algunas lo harán otras no. Aquellas que son fértiles se quedan, las que no son caen a la tierra. Así que hay un sentido de vida y muere, fertilidad e infertilidad que, reflejada en la personalidad, pueden jalar en una dirección u otra. 

La polarización ocurre tan seguido que esta personalidad parece jalar en dos direcciones. Pueden actuar de una forma que se describe mejor como ‘extremista’. El equilibrio y la constancia requieren un cambio constante en las perspectivas de la vida y la persona tiene que encontrar la forma de mantenerse a la ‘mitad del camino’. Esto crea muchos extremos en su vida. Debido a que el Sol y la Luna están opuestos entre sí no hay obstáculos para la iluminación y la persona es innatamente consciente tanto de su ego y su ‘alma’ y cambia entre las necesidades de cada una. El constante cambio entre la experiencia mundana objetiva y la experiencia interna subjetiva es tanto tormentosa y como un dilema permanente para las personalidades de Luna Llena. Un momento se encuentran a sí mismos afianzados y seguros de su dirección personal material o intelectual y después sumergidos en la confusión emocional y de relaciones. Los dos polos están claramente separados. Idealmente esto promete la bien establecida personalidad madura, capaz de un sentido innato de las partes profanas y sacras de sí mismo pero la mera dinámica de la oposición significa que está en un estado constante de flujo. Raramente ocurrirá el equilibrio para la satisfacción de la persona. 


Altamente creativo, obviamente expresivo, capaz de ser autodestructivo, estas personalidades son vistas, quieren ser vistas, están motivadas para buscar la aprobación de los demás de una forma u otra, y este deseo de aprobación se proyecta al mundo de las relaciones. 



Siguiendo la fase Gibbous donde la retroalimentación es un recurso necesario para el crecimiento, para la personalidad de Luna Llena, dicha confirmación es un producto que viene en un flujo constante como la autoestima puede oscilar en los extremos. Puede ser bastante confiado en su enfoque de la vida, solamente oscilando en períodos de duda personal. Por tanto sus patrones de vida pueden saltar de un extremo a otro. Él o ella es su mejor amigo o su peor enemigo, y proyectará esto en las relaciones por lo tanto si lo ama o ama a una persona con Luna Llena no espere que esto sea un viaje sencillo, ya que las líneas entre el amor y el odio son delgadas. 

La motivación es elevada, aunque puede ser arrastrada por fuerzas emocionales. Las normas sociales y los instintos primitivos piden atención y la persona con frecuencia cambia entre la necesidad de estar conforme a los requerimientos de las relaciones y la vida social y el impulso interno de libertad y anarquía. Hay un agudo sentido del propósito y la necesidad de expresar la vida ‘llena’. La madurez permite a la persona cumplir la promesa innata del autodesarrollo personal junto con el logro del mundo. El matrimonio de los padres puede ser experimentado como opuesto pero en dinámica interdependiente. La madre y el padre pueden ser percibidos como individuos separados atados dentro de la estructura del matrimonio aunque deseosos de libertad. Puede incorporar los asuntos de los padres a un punto de distracción y una pérdida de identidad. Esta dualidad de opuestos se muestra claramente en la personalidad como trata de ‘centrarse’ y ‘encontrarse’ a sí mismo. Así como podría polarizar sus energías, tiene la capacidad de tener lo ‘mejor de ambos mundos’ si comprende su propia dinámica. Esta es una personalidad que siente que la vida tiene que ser vivida completamente en el aquí y ahora, son innatamente impacientes, impulsivos, y como tales hay una posibilidad de un muy alto nivel de logro. 




Entradas populares Ultima Semana

Entradas populares del Mes

Entradas populares del Año