Mostrando entradas con la etiqueta oracion. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta oracion. Mostrar todas las entradas

Te prersentamos una ORACIOn muy PODEROSA

 

YO SOY EL CREADOR DEL UNIVERSO.

YO SOY EL PADRE Y LA MADRE DEL UNIVERSO.

TODO VINO DE MÍ.

TODO REGRESARÁ A MÍ.

MENTE, ESPÍRITU Y CUERPO SON MIS TEMPLOS,

PARA QUE EL SER REALICE EN ELLOS

MI SUPREMO SER Y DEVENIR.

 

La Oración de la Nueva Era, dada por Maitreya, el Instructor del Mundo, es un gran Mantram o afirmación con un efecto invocativo. Será una herramienta poderosa en nuestro reconocimiento de que el hombre y Dios son UNO, de que no hay separación. El “Yo” es el Principio Divino detrás de toda creación. El Ser emana del Principio divino y es idéntico a él.

La forma más efectiva de utilizar este mantram es decir o pensar el texto con la voluntad enfocada, mientras se mantiene la atención en el Centro Ajna entre las cejas. Cuando la mente comprende el significado de los conceptos, y se ejerce la voluntad simultáneamente, estos conceptos serán activados y el mantram funcionará. Si se dice sinceramente cada día, crecerá en ti una comprensión de tu verdadero Ser.

La Gran Invocación 

Oración para atraer el asombroso poder de Dios




De nuevo compartimos otra oracion que esperemos que os ayude en vuestras vidas, se trata de una oracion hacia el DIOS poderoso, el creador del AMOR , el creador divino.

Cuando oramos, a menudo nos dirigimos a Dios para dar rienda suelta a nuestras bendiciones. Si es importante que entendamos que no estaríamos aquí sin el poder de la mano de Dios y su poder milagroso en acción. Mateo 19:26 dice: 

“Pero Jesús, mirándolos, les dijo: para los hombres esto es imposible; Pero para Dios todas las cosas, todas las cosas son posibles '. 

Cuando creemos en el asombroso poder de Dios, podemos estar seguros de que todo es posible. Si estás listo para ver el poder de Dios obrando en tu vida, haz esta oración: Jesús, Tu conjunto de milagros, una verdadera manifestación de Tu divinidad atrae la admiración de las almas que buscan. 

No crea que los milagros y las bendiciones no existen. Eres el ejemplo vivo de tales acciones. Bendíceme con la fe para creer siempre, para afirmar el Poder Supremo de Tus milagros, sean de naturaleza física o espiritual. 

Concédeme la capacidad de percibir instantáneamente la fuente de todos los sucesos sobrenaturales. Así solo tu excelencia será glorificada. Jesús, mi existencia es un milagro maravilloso. Amén.

EL DIVINO QUERER DE DIOS







Mi dulce Jesús, aquí estoy en tus brazos, para pedirte ayuda. Ah, Tú conoces la amargura de mi alma, cómo el corazón me sangra y mi grande repugnancia de dar a conocer todo lo que Tú me has dicho acerca de tu Santísimo Querer. ¡Más la obediencia se impone! Tú lo quieres..., y yo, aunque me hiciera pedazos, me veo obligada por una fuerza suprema a cumplir el sacrificio.

Mas recuerda, oh Jesús mío, que Tú mismo me has llamado “la pequeña recién nacida de tu Santísima Voluntad”. Un recién nacido sabe apenas balbucir; ¿qué podré, pues, hacer yo? Balbuciré tu 

Querer, apenas. Tú harás todo lo demás, ¿no es verdad oh mi Jesús? 

Más aún, haz que yo desaparezca del todo, y tu Querer sea el que con trazos imborrables y divinos, y mojando la pluma en este Sol Eterno, escriba con letras de oro los conceptos, los afectos, el valor y la potencia de la Voluntad Suprema, y cómo el que vive en Ella, viviendo como en su centro, se ennoblece, se diviniza, abandona sus despojos naturales, regresa a su principio, y, triunfante de todas sus miserias, reconquista su estado de origen, puro, hermoso, todo ordenado a su 

Creador, tal como salió de sus manos creadoras.


Escribe Tú en estas páginas la larga historia de tu Voluntad, tu dolor al verte rechazado por las criaturas, y Tú, que como sol en las alturas, si bien te ves rechazado, derramas tus rayos sobre todas las humanas generaciones y quieres descender para venir a reinar en medio de ellas, y por eso envías los rayos de tus suspiros y de tus gemidos, de tus lágrimas y de tu intenso y eterno dolor viéndote exiliado, y como rota tu 

Voluntad con la voluntad de las humanas criaturas...; y por eso Tú esperas a que te llamen en medio de ellas y te reciban como Rey Triunfador, haciéndote así reinar en la tierra como en el Cielo.

¡Desciende, oh Querer Supremo! Soy yo la primera que te llamo. 

¡Ven a reinar en la tierra! Tú, que creaste al hombre para que sólo hiciese tu Querer, y que él, ingrato, rompió rebelándose contra ti, ven a atar de nuevo a ti esta voluntad humana, a fin de que cielo y tierra, y todo, quede ordenado en ti.



¡Oh, cómo quisiera, a costa de mi vida, que tu Querer fuese conocido! ¡Quisiera elevar mi vuelo en sus infinitos confines, para llevar a cada criatura su eterno beso, su conocimiento, sus bienes, su valor y tus gemidos inenarrables, porque quieres venir a reinar en la tierra, para que, conociéndote te reciban con amor, y haciéndote fiesta, te hagan reinar!

¡Oh, Querer Santo! Con tus rayos luminosos deja escapar las flechas de tu conocimiento; haz a todos conocer que Tú vienes a nosotros para hacernos felices, pero no con una felicidad humana, sino Divina, para devolvernos el dominio perdido de nosotros mismos, y aquella luz que hace conocer el verdadero Bien para poseerlo y el verdadero mal para huir de él; que nos hace firmes y fuertes, con una fortaleza y firmeza divinas.

Establece las corrientes entre la Voluntad Divina y la humana, y pinta con el pincel de tu mano creadora en nuestras almas todos aquellos rasgos divinos que perdimos con sustraernos a Ella. Tu Querer nos pintará con ese frescor que nunca envejece, con esa belleza que nunca se descolora, con esa luz que nunca se opaca, con esa gracia que siempre crece, con ese amor que siempre arde y que jamás se apaga...

Oh Querer Santo, ábrete paso, forma Tú el camino para hacerte conocer... Manifiesta a todos QUIÉN eres Tú y el gran bien que quieres hacer a todos, para que atraídos y raptados por tan grande bien, todos puedan hacerse presa de tu Voluntad, y así podrás reinar libremente en la tierra como en el Cielo.


Por tanto, te ruego que escribas Tú mismo los conocimientos que de Ella me has manifestado; y que cada palabra, cada frase, cada efecto y conocimiento de tu Voluntad, sean para quien lea otros tantos dardos, flechas, saetas, que hiriéndolo lo haga caer a tus pies y te reciba con los brazos abiertos, para hacerte reinar en su corazón. A tantos prodigios de tu Querer, añade también éste: que al conocerte, no te dejen pasar de largo, no, sino que te abran las puertas para recibirte y hacerte reinar... Esto busca para ti “la pequeña recién nacida de tu voluntad”; si de mí has querido, y con tanta insistencia, el sacrificio de dar a conocer los secretos de tu Querer que me has comunicado, yo de ti quiero esto otro: que al ser conocido haga este prodigio, que tome su lugar de triunfo y reine en los corazones que lo conozcan; sólo esto te pido, oh Jesús mío; no te pido otra cosa; ninguna otra cosa quiero sino el intercambio de mi sacrificio, que tu Querer sea conocido y reine con su pleno dominio.

Tú lo sabes, amor mío, cuán grande ha sido mi sacrificio, mis luchas interiores, hasta sentirme morir; mas por amor tuyo, y para obedecer a tu representante en la tierra, a todo me he sometido. Por tanto, grande lo quiero el prodigio: que al ser conocidas tus palabras acerca de tu Querer, las almas queden raptadas, encadenadas y atraídas, más que por un potente imán, y hagan reinar aquel “FIAT” Divino que Tú, con tanto amor, quieres que reine en la tierra.

Y si te place, mi vida, antes de que estos escritos salgan a la luz del día y circulen por manos de tus hermanos y míos, ah, llévate a tu “pequeña recién nacida de tu Voluntad” a la Patria Celestial. Ah, no me des este dolor; que sea yo espectadora de que nuestros secretos sean conocidos por las demás criaturas; si me has dado el primero, evítame el segundo, pero siempre “non mea Voluntas sed tua FIAT”, “Hágase tu Voluntad y no la mía”.


ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

¡OH Santa Inmaculada Virgen, ornamento y gloria del Carmelo!. Tú, que con especial bondad y misericordia, consideras a los que visten tu muy amado escapulario, dirige sobre……………y nosotros, una mirada de misericordia y cúbrenos con el manto de tu maternal protección.

Danos fuerzas en nuestra debilidad, con tu poder; ilumina con tu sabiduría, las tinieblas de nuestro entendimiento, aumenta en nosotros la fe, la esperanza y la caridad.

Adorna nuestras almas con las gracias y virtudes que habrán de hacerla agradables a tu Divino Hijo y a Ti. Asístenos con tu protección durante esta vida, consuélanos a la hora de nuestra muerte con tu adorable amparo, y preséntanos a la Trinidad augusta como a hijos devotos y servidores tuyos, para alabarte y bendecirte eternamente en el cielo. Amén, Jesús, María y José.


Oremos por el bien comun

 


Siempre la unión hace la fuerza.
Cuando todos canalizamos nuestra energía y la ponemos en un estado de conciencia elevado un estado lleno de amor podremos modern esas energías de nuestro entorno contra más semillas seamos mejor floreceremos.
Oremos todos juntos por un mundo mejor un mundo nuevo basado en la compasión el amor la armonía.

Orar es poder, el poder de la fe de la oración la invocación a esos santos o dioses para que nos ayuden alcanzar esas energías positivas.
Selecciona una oración de esta página web y podemos todas las mañanas y todas las noches antes de irnos a dormir.
Orar es crear es sentir y es realizar tus sueños y hacerlos realidad.

Super ORACION para la SALUD fisica y mental

 


Saludos amigos hoy os traemos una oración por la salud.
Esta oración podéis orarla por las mañanas y por las noches.

Señor, Jesus, creo que estas vivo y resucitado. Creo que estas realmente presente en el Santisimo Sacramento del altar y en cada uno de los que en ti creemos.

Te alabo y a te adoro. Te doy gracias, Señor, por venir hasta mi como pan vivo bajando del Cielo. Tu eres la plenitud de la vida. Tu eres la resurreccion y la vida. Tu eres, Señor, la salud de los enfermos.
Hoy quiero presentarte todas mis enfermedades porque tu eres el mismo ayer, hoy y siempre y tu mismo me alcanzas hasta donde estoy.

Tu eres el Eterno presente y tu me conoces… ahora, Señor te pido que tengas compasion de mi. Visitame a traves de tu Evangelio para que todos reconozcan que tu estas vivo en tu Iglesia hoy; y que se renueve mi Fe y mi Confianza en ti. Te lo suplico, Jesus.
Ten compasion de mis sufrimientos físicos, de mis heridas emocionales y de cualquier enfermedad de mi alma.
Ten compasión de mí, Señor. Bendiceme y haz que vuelva a encontrar la salud. Que mi fe crezca y me abra a las maravillas de tu amor, para que tambien sea testigo de tu Poder y de tu Compasion.
Te lo pido, Jesus, por el Poder de tus Santas Llagas, por tu Santa Cruz y por tu preciosa Sangre.

Saname, Señor.
Sana mi Cuerpo
Sana mi Corazon
Sana mi Alma

Dame Vida y Vida en Abundancia. Te lo pido por intercesion de Maria Santisima, tu Madre, la Virgen de los Dolores, la que estaba presente, de pie, cerca de la cruz.
La que fue la primera en contemplar tus Santas Llagas y que nos diste por madre.
Tu nos has revelado que ya has tomado sobre ti, todas nuestras dolencias y por Ti hemos sido Curados.

Hoy, Señor, te presento en Fe todas mis enfermedades y te pido que me sanes Completamente
Te pido por la Gloria del Padre del Cielo, que tambien sanes a los enfermos de mi familia y mis amigos.

Haz que crezcan en la Fe, en la Esperanza y que reciban la Salud para Gloria de tu Nombre. Para que tu Reino siga extendiendose mas y mas en los Corazones a traves de los signos y prodigios de tu Amor. Todo esto te lo pido, porque tu eres Jesus.
Tu eres el buen pastor y todos somos ovejas de tu rebaño

Estoy tan seguro de tu Amor que aun antes de conocer el resultado de mi oracion, en Fe, te digo: Gracias Jesus, por lo que tu vas a hacer en mi y en cada uno de ellos.

Gracias por las enfermedades que tu estas sanando ahora, Gracias por los que tu estas visitando con tu Misericordia…..

EL DIVINO QUERER DE DIOS




Mi dulce Jesús, aquí estoy en tus brazos, para pedirte ayuda. Ah, Tú conoces la amargura de mi alma, cómo el corazón me sangra y mi grande repugnancia de dar a conocer todo lo que Tú me has dicho acerca de tu Santísimo Querer. ¡Más la obediencia se impone! Tú lo quieres..., y yo, aunque me hiciera pedazos, me veo obligada por una fuerza suprema a cumplir el sacrificio.

Mas recuerda, oh Jesús mío, que Tú mismo me has llamado “la pequeña recién nacida de tu Santísima Voluntad”. Un recién nacido sabe apenas balbucir; ¿qué podré, pues, hacer yo? Balbuciré tu 

Querer, apenas. Tú harás todo lo demás, ¿no es verdad oh mi Jesús? 

Más aún, haz que yo desaparezca del todo, y tu Querer sea el que con trazos imborrables y divinos, y mojando la pluma en este Sol Eterno, escriba con letras de oro los conceptos, los afectos, el valor y la potencia de la Voluntad Suprema, y cómo el que vive en Ella, viviendo como en su centro, se ennoblece, se diviniza, abandona sus despojos naturales, regresa a su principio, y, triunfante de todas sus miserias, reconquista su estado de origen, puro, hermoso, todo ordenado a su 

Creador, tal como salió de sus manos creadoras.




Escribe Tú en estas páginas la larga historia de tu Voluntad, tu dolor al verte rechazado por las criaturas, y Tú, que como sol en las alturas, si bien te ves rechazado, derramas tus rayos sobre todas las humanas generaciones y quieres descender para venir a reinar en medio de ellas, y por eso envías los rayos de tus suspiros y de tus gemidos, de tus lágrimas y de tu intenso y eterno dolor viéndote exiliado, y como rota tu 

Voluntad con la voluntad de las humanas criaturas...; y por eso Tú esperas a que te llamen en medio de ellas y te reciban como Rey Triunfador, haciéndote así reinar en la tierra como en el Cielo.

¡Desciende, oh Querer Supremo! Soy yo la primera que te llamo. 

¡Ven a reinar en la tierra! Tú, que creaste al hombre para que sólo hiciese tu Querer, y que él, ingrato, rompió rebelándose contra ti, ven a atar de nuevo a ti esta voluntad humana, a fin de que cielo y tierra, y todo, quede ordenado en ti.





¡Oh, cómo quisiera, a costa de mi vida, que tu Querer fuese conocido! ¡Quisiera elevar mi vuelo en sus infinitos confines, para llevar a cada criatura su eterno beso, su conocimiento, sus bienes, su valor y tus gemidos inenarrables, porque quieres venir a reinar en la tierra, para que, conociéndote te reciban con amor, y haciéndote fiesta, te hagan reinar!

¡Oh, Querer Santo! Con tus rayos luminosos deja escapar las flechas de tu conocimiento; haz a todos conocer que Tú vienes a nosotros para hacernos felices, pero no con una felicidad humana, sino Divina, para devolvernos el dominio perdido de nosotros mismos, y aquella luz que hace conocer el verdadero Bien para poseerlo y el verdadero mal para huir de él; que nos hace firmes y fuertes, con una fortaleza y firmeza divinas.

Establece las corrientes entre la Voluntad Divina y la humana, y pinta con el pincel de tu mano creadora en nuestras almas todos aquellos rasgos divinos que perdimos con sustraernos a Ella. Tu Querer nos pintará con ese frescor que nunca envejece, con esa belleza que nunca se descolora, con esa luz que nunca se opaca, con esa gracia que siempre crece, con ese amor que siempre arde y que jamás se apaga...

Oh Querer Santo, ábrete paso, forma Tú el camino para hacerte conocer... Manifiesta a todos QUIÉN eres Tú y el gran bien que quieres hacer a todos, para que atraídos y raptados por tan grande bien, todos puedan hacerse presa de tu Voluntad, y así podrás reinar libremente en la tierra como en el Cielo.




Por tanto, te ruego que escribas Tú mismo los conocimientos que de Ella me has manifestado; y que cada palabra, cada frase, cada efecto y conocimiento de tu Voluntad, sean para quien lea otros tantos dardos, flechas, saetas, que hiriéndolo lo haga caer a tus pies y te reciba con los brazos abiertos, para hacerte reinar en su corazón. A tantos prodigios de tu Querer, añade también éste: que al conocerte, no te dejen pasar de largo, no, sino que te abran las puertas para recibirte y hacerte reinar... Esto busca para ti “la pequeña recién nacida de tu voluntad”; si de mí has querido, y con tanta insistencia, el sacrificio de dar a conocer los secretos de tu Querer que me has comunicado, yo de ti quiero esto otro: que al ser conocido haga este prodigio, que tome su lugar de triunfo y reine en los corazones que lo conozcan; sólo esto te pido, oh Jesús mío; no te pido otra cosa; ninguna otra cosa quiero sino el intercambio de mi sacrificio, que tu Querer sea conocido y reine con su pleno dominio.

Tú lo sabes, amor mío, cuán grande ha sido mi sacrificio, mis luchas interiores, hasta sentirme morir; mas por amor tuyo, y para obedecer a tu representante en la tierra, a todo me he sometido. Por tanto, grande lo quiero el prodigio: que al ser conocidas tus palabras acerca de tu Querer, las almas queden raptadas, encadenadas y atraídas, más que por un potente imán, y hagan reinar aquel “FIAT” Divino que Tú, con tanto amor, quieres que reine en la tierra.

Y si te place, mi vida, antes de que estos escritos salgan a la luz del día y circulen por manos de tus hermanos y míos, ah, llévate a tu “pequeña recién nacida de tu Voluntad” a la Patria Celestial. Ah, no me des este dolor; que sea yo espectadora de que nuestros secretos sean conocidos por las demás criaturas; si me has dado el primero, evítame el segundo, pero siempre “non mea Voluntas sed tua FIAT”, “Hágase tu Voluntad y no la mía”.




Guía de la Lectio Divina

 

Primero, Recemos...

  • Tómate un tiempo en silencio. Permita que pasen las distracciones y preocupaciones.
  • Descanse en el silencio de la presencia de Dios. Imagina a Dios mirándote orando y enviando al Espíritu Santo para que te guie en este momento.
  • Ore en voz alta por el don del Espíritu Santo.

Primera Lectura: (Imaginación)

  • Lea el pasaje lentamente una vez
  • Preguntas para la reflexión: ¿qué sobresale de este pasaje? ¿Una palabra, una frase, un verso, una imagen
  • Después de leer el pasaje, tómese unos minutos de oración en silencio para continuar reflexionando sobre el pasaje.
  • Después de la oración, tómate un tiempo para compartir si estás en un grupo o en un diario si se trata de autoestudio.

S egunda Lectura: (intelecto)

  • Lea el pasaje de nuevo y esta vez piensa en la palabra o imagen que te llamó la atención o en cualquier otra cosa que el Espíritu Santo pueda presentarte y "mastica" las palabras, dándole vueltas en tu mente y corazón.
  • Preguntas para la reflexión: ¿Qué dice el pasaje sobre Dios? ¿Qué dice sobre usted? ¿Qué está pasando en tu vida para que estas palabras tengan importancia? ¿Qué sentimientos evoca en ti?
  • Después de leer el pasaje, tómese unos minutos de oración en silencio para continuar reflexionando sobre el pasaje.
  • Después de la oración, tómate un tiempo para compartir si estás en un grupo o escribir en un diario si se trata de autoestudio.

Tercera Lectura: (Voluntad)
  • Lee el pasaje una vez más.
  • Preguntas para la reflexión: ¿Cómo se relaciona esto con mi vida? ¿Qué invitación recibo del Señor? ¿Qué resistencia siento dentro de mí?
  • Después de leer el pasaje, tómese unos minutos de oración en silencio para continuar reflexionando sobre el pasaje.
  • Después de la oración, tómate un tiempo para compartir si estás en un grupo o escribir en tu diario si se trata de autoestudio.

Oracion inicial Solemnidad de María Santísima

 

Oración Inicial

Señor Dios, que por la fecunda virginidad de María diste al

genero humano el don de la salvación eterna, concédenos

sentir la intercesión de aquella por quien recibimos al autor de

la vida, Jesucristo, tú Hijo, Señor nuestro. Él, que vive y reina

contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos

de los siglos. Amén.

Oracion inicial fiesta de San Juan

 

Oración Inicial

Oración colecta de la fiesta de San Juan

Dios nuestro, que por medio del apóstol san Juan nos revelaste

los misterios de tu Palabra hecha carne, concédenos la gracia de

comprender con claridad lo que él nos enseñó tan admirablemente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina

contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos

de los siglos. Amén. 

Oracion Inicial Santo Thomas Becket


 Oración Inicial

Dios nuestro, tú que concediste al mártir santo Tomás Becket grandeza de alma para

entregar su vida por la justicia, concédanos, por su intercesión, la gracia de renunciar a

nuestra vida por Cristo en este mundo, para poder encontrarla en el cielo. Por nuestro

Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios

por los siglos de los siglos. Amén. 


Oracion inicial Santos inocentes

 

Oración Inicial

Dios nuestro, que concediste a los mártires inocentes proclamar en este día tu gloria,

no de palabra, sino con su muerte ayúdanos a dar testimonio de nuestra de, no sólo con

nuestros labios, sino, también, con nuestra conducta diaria. Por nuestro Señor Jesucristo,

tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de

los siglos. Amén. 

Oración Inicial - La Sagrada Familia

 

Señor Dios, que te dignaste dejarnos el más perfecto ejemplo en la Sagrada Familia de

tu Hijo, concédenos benignamente que, imitando sus virtudes domésticas y los lazos de

caridad que lo unió, podamos gozar de la eterna recompense en la alegría de tu casa. Por

nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y

es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Oracion Inicial Fiesta de San Esteban

 

Concédenos, Señor, imitar lo que estamos celebrando para que

aprendamos a amar aun a nuestros enemigos, ya que estamos

conmemorado el martirio de aquel que supo orar por sus

perseguidores. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y

reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los

siglos de los siglos. Amén. 

Oración Inicial 25 de Diciembre Navidad

 

Oración colecta de la misa vespertina de la vigilia

Señor Dios, que cada año nos alegras con la esperanza de nuestra redención, concédenos

que, a tu mismo Hijo Unigénito, a quien acogemos llenos de gozo como Redentor, merezcamos también acogerlo llenos de confianza, cuando venga con Juez. Él, que vive y reina

contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén

Oración de Navidad Durante el Día



 Oh Dios, que maravillosamente creaste la dignidad de la naturaleza

humana y aún más maravillosamente lo restauraste, concédenos, te

pedimos, que podamos participar de la divinidad de Cristo, quien se

humilló a sí mismo para compartir nuestra humanidad. Que vive y

reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los

siglos de los siglos. 

Oracion para la mañana de Navidad

 

Concede, te rogamos, Dios todopoderoso, que mientras nos empapa

el nuevo resplandor de tu Verbo encarnado, la luz de la fe, que ilumina nuestra mente, también puede brillar en nuestras obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del

Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. 

Oración de la Cena de Navidad

 

Dios de todos los dones, te agradecemos por las muchas formas en que nos has

bendecido este día. Te agradecemos por cada uno de los reunidos alrededor de esta

mesa. Te pedimos que nos bendigas a nosotros y a nuestra comida y que bendigas

a aquellos que amamos que no están con nosotros hoy. En nuestra gratitud y amor,

recordamos tu humilde nacimiento en nuestras vidas y oramos por aquellos que

no tienen suficiente para comer. Recordamos el establo en el que naciste y rezamos

por los que no tienen dónde vivir. Recordamos tu desafiante mensaje de cariño y

generosidad y oramos por la paz en las familias y naciones de todo el mundo. Te

bendecimos y te damos gracias en tu Espíritu que da vida a nuestros corazones el

día de Navidad y para siempre. Amén

Oración Antes de Acostarse en Nochebuena

 

Oh Dios, que año tras año nos alegras mientras esperamos con

esperanza nuestra redención, concédenos, así como damos la

bienvenida con alegría tu Hijo Unigénito como nuestro Redentor,

también podamos merecer presentarnos ante El con confianza

cuando vuelva como nuestro Juez. Que vive y reina contigo en la

unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos

Oracion de Paz en Navidad al niño jesus

 


ORACIÓN:
Jesús, Tú viniste a colmarnos de alegría. Con tu
presencia sigues viniendo a nuestras vidas. A veces
no nos damos cuenta de que Tú vienes en sencillez.
Por eso te pedimos:
Haz que te reconozcamos vivo entre nosotros,
Jesús.
Por todas las parejas que no han podido tener hijos,
para que descubran que su mismo amor de
pareja es algo que deben cuidar y formar; y que ese
amor es presencia de Dios entre ellos.
Haz que te reconozcamos vivo entre nosotros,
Jesús.
Por los niños que verdaderamente son sagrario
vivo de Dios, para que no pierdan su pureza e
inocencia.
Haz que te reconozcamos vivo entre nosotros,
Jesús.
Por todos los hogares ecuatorianos, para que en
esta noche puedan vivir la alegría de tenerte en
medio de nosotros, en sencillez, humildad y
solidaridad.
Haz que te reconozcamos vivo entre nosotros,
Jesús. 

Entradas populares Ultima Semana

Entradas populares del Mes

Entradas populares del Año