Mostrando entradas con la etiqueta oracion a Jesus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta oracion a Jesus. Mostrar todas las entradas

ORACIÓN A JESÚS DE LA DIVINA MISERICORDIA

 


CON MUCHA FÉ, ASÍ SERÁ.

Jesús Dios mío en ti depósito toda mi confianza, tú sabes todo Padre y Señor del

Universo, eres el Rey de Reyes, tú que hiciste  al paralitico caminar, al muerto vivir, al leproso sanar, tú que ves mis angustias y mis lágrimas, bien sabes divino amigo mío como necesito alcanzar  esta gracia...

[Se pide la gracia con mucha fe]

Mi conversación contigo me llena de ánimo y alegría para vivir. Sólo de tí espero con fe y confianza....

[Se pide la gracia con mucha fe]

Como agradecimiento publicaré ésta oración en diferentes grupos para que otras personas

que necesiten de Tí,  en éste momento aprendan a tener confianza en tu Divina Misericordia e ilumina mis pasos así como el Sol ilumina todos los días de cada amanecer y es testigo de nuestra conversación. Amén.

Jesús en ti confío

Jesús en ti confío

Jesús en tí confio.

Oracion Conviérteme A Ti, Señor

 

Esta es mi oración,

la repito para poder descansar y sentirme en paz cada día.

¡Conviérteme a ti, Señor!

Esta es mi aspiración de cada día, mi inquietud.

porque cada día es nuevo para estrenarlo..

y cada día quiero pedirte, Señor, tu Espíritu liberador.

Todos los días te repetiré esta plegaria

mientras canto, lloro, trabajo o descanso.

Cada día estreno la vida,

y quiero desde lo más hondo de mí,

que sea un día vuelto hacia Ti, pendiente de Ti,

entregado en tus manos,

vivido paso a paso sin dejar de mirarte, Señor.

Y al levantar mis ojos hacia los tuyos

te suplico que atraigas mi vida hacia Ti como un imán.

que me seduzcas como a un enamorado,

que me conviertas a Ti.

Yo no sé convertirme

Yo no puedo convertirme

Sólo Tú, mi Dios, mi Creador, puedes hacerme nuevo.

Quiero dejar de hacer “mis oraciones”

y dejar que sea tu oración la que salga de mí;

dejar de hacer tantas cosas..

para dejar que Tú me hagas;

no regatear mi amor ni esconderlo,

y dejar que habite tu Amor en mí.

Esta es mi sencilla oración de cada mañana:

Sedúceme, Señor y que yo me deje seducir,

guíame hacia Ti y que me deje conducir,

que no te ponga obstáculos y me apasione contigo.

¡Conviérteme a ti, Señor!

Esta es mi oración continua;

y la puedo repetir siempre, porque siempre lo necesito.

No hay momento del día que quiera vivirlo sin Ti.

Quiero y deseo que el día y la noche,

cuando me levanto o me acuesto,

cuando viajo o descanso,

cuando trabajo o estudio o convivo..

sean siempre una ocasión de vivir mirándote y amando.

¡ Y yo solo no puedo ¡

lo he intentado y me olvido, o lo dejo por cansancio.

Por eso, tendré siempre estas palabras en mis labios

y sobre todo en mi corazón:

¡Conviérteme a ti, Señor¡

No necesito otra cosa,

no te pediré ventajas,

no necesito situaciones mejores,

pero sí, sentir más tu presencia,

vivir más cerca de Ti,

encontrarte en cada esquina de mi camino,

en cada segundo del día

Ejercicio del cristiano al despertar

Por la mañana
Al despertar a la señal de la cruz diciendo:
Por la señal de la cruz de la Santa Cruz de nuestros enemigos libramos señor Dios nuestro en el nombre del padre y del hijo y del espíritu Santo amén Jesús.
Después dirá:
Jesús José y María os doy el corazón y el alma mía.
Levantado y vestidos se arrodillara y dirá:
Dios y señor mío en quien creo y espero a quien adoro y amo con todo mi corazón: os doy gracias por haberme criado, redimido, hecho cristiano y conservado en esta noche.
ofrezco y consagró a vuestra honra y gloria a todos mis pensamientos palabras y obras y trabajos con intención de ganar con ellos todas las indulgencias concedidas las que aplicó en sufragio de las almas del purgatorio especialmente de las que sean más de grado de María Santísima y de mi particular obligación.
humildemente os pido perdón de mis pecados y me pesa de lo íntimo de mi corazón de haberos ofendido y por los méritos de Jesucristo y de la virgen Santísima os suplico queréis gracias para no ofender es de nuevo.

enseguida rezar a la oración del padre nuestro Avemaría y credo dirigiéndose a la Santísima virgen dirá;

Oh virgen y madre de Dios! yo me entrego por hijo vuestro y el olor y la gloria de vuestra pureza os ofrezco mi alma y cuerpo mis potencias y sentidos y os suplico mercancis la gracia de no cometer jamás pecado alguno.
Amén, Jesús, tres Avemarías.

Entradas populares Ultima Semana

Entradas populares del Mes

Entradas populares del Año