Mostrando entradas con la etiqueta oraciones religiosas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta oraciones religiosas. Mostrar todas las entradas

Las Oraciones católicas básicas que debes de aprender

 


Aquí compartimos algunas oraciones católicas básicas más utilizadas.

Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.


Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.


Credo Niceno

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.


La Salve

Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!


Acto de contrición

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí, pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como tú. Antes querría haber muerto que haberte ofendido, y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado. Amén.


El Ángelus

El ángel del Señor anunció a María.

Y concibió por obra del Espíritu Santo.

Dios te salve, María...

He aquí la esclava del Señor.

Hágase en mí según tu palabra.

Dios te salve, María...

Y el Verbo se hizo carne.

Y habitó entre nosotros.

Dios te salve, María...

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.


Oración:

Infunde, Señor, tu gracia en nuestras almas, a fin de que habiendo conocido por la voz del Ángel el Misterio de la Encarnación de tu divino Hijo, podamos, por los méritos de su Pasión y de su cruz, alcanzar la gloria de la Resurrección. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.


La Regina Coeli

Alégrate, reina del cielo, aleluya.

Porque el que mereciste llevar en tu seno; aleluya.

Ha resucitado, según predijo; aleluya.

Ruega por nosotros a Dios; aleluya.

Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya.

Porque ha resucitado verdaderamente el Señor; aleluya.


Oración:

Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el goce de la vida eterna. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.


Oración al Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía, Señor, tu Espíritu y serán creados.

Y renovarás la faz de la tierra.


Oración:

Dios, que has iluminado los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, danos el gustar todo lo recto según el mismo Espíritu y gozar siempre de su consuelo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


El Ángel de la Guarda

Ángel de mi guarda dulce compañía no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes sólo que me perdería.


El Magníficat

(Lucas 1:46-55)

Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu festeja a Dios mi salvador, porque se ha fijado en la humildad de su sirvienta y en adelante me felicitarán todas las generaciones. Porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí, su nombre es santo. Su misericordia con sus fieles se extiende de generación en generación. Despliega la fuerza de su brazo, dispersa a los soberbios en sus planes, derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes, colma de bienes a los hambrientos y despide vacíos a los ricos. Socorre a Israel, su siervo, recordando la lealtad, prometida a nuestros antepasados, en favor de Abrahán y su descendencia para siempre.

La Señal de la Cruz

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El Padrenuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

El Avemaría

Dios te Salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oraciones al Angel de la guarda o Custodioso

 


ANGEL DE DIOS

Ángel de dios, custodio mio, ya que la soberana piedad me encomendó a tí, alúmbrame, guardame, rígeme y gobiername . Amén.

ORACIÓN AL ANGEL DE LA GUARDA

Angel de la paz, Angel de la Guarda, a quien soy encomendado, mi defensor, mi vigilante centinela; gracias te doy, que me libraste de muchos daños del cuerpo y del alma. Gracias te doy, que estando durmiendo, me velaste, y despierto, me encaminaste; al oído, con santas inspiraciones me avisaste.

Perdóname, amigo mío, mensajero del cielo, consejero, protector y fiel guarda mía; muro fuerte de mi alma, defensor y compañero celestial. En mis desobediencias, vilezas y descortesías, ayúdame y guárdame siempre de noche y de día. Amén.

Padrenuestro y Avemaría.

 

HIMNO DE LAUDES
AL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida, tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día.

Aunque espíritu invisible, se que te hallas a mi lado, escuchas mis oraciones y cuenta todos mis pasos.

En las sombras de la noche, me defiendes del demonio, tendiendo sobre mi pecho tus alas de nácar y oro.

Ángel de Dios, que yo escuche tu mensaje y que lo siga, que vaya siempre contigo hacia Dios, que me lo envía.

Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga, gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía.

En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto: gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Amén.

ORACIÓN AL ANGEL DE LA GUARDA
(Macario, El Egipcio)

Angel santo, que velas por mi pobre alma y por mi vida, no me dejes 
soy pecador 
y no me desampares a causa de mis manchas. 
No dejes que se me acerque el mal espíritu. Y dirígeme poderoso preservando mi cuerpo mortal.

Toma mi mano débil y condúceme por el camino de la salvación.


DEVOCIÓN AL SANTO ANGEL DE LA GUARDA
(San Juan Berchmans)

Ángel Santo, amado de Dios, que después de haberme tomado, por disposición divina, bajo tu bienaventurada guarda, jamás cesas de defenderme, de iluminarme y de dirigirme: yo te venero como a protector, te amo como a custodio; me someto a tu dirección y me entrego todo a ti, para ser gobernado por ti. Te ruego, por lo tanto, y por amor a Jesucristo te suplico, que cuando sea ingrato para ti y obstinadamente sordo a tus inspiraciones, no quieras, a pesar de esto, abandonarme; antes al contrario, ponme pronto en el recto camino, si me he desviado de él; enséñame, si soy ignorante; levántame, si he caído; sosténme, si estoy en peligro y condúceme al cielo para poseer en él una felicidad eterna. Amén.

Supera los casos difíciles con la oración de San Antonio de Padua



hoy os traigo una nueva oración para superar ciertos casos difíciles que esta experiencia humana nos pone en la vida.

Espero que esta oración os ayude a superar vuestros casos, recordar la fé mueve montañas.



Santo Patrono,

en este día tan brillante,

me inclino ante ti,

 con un propósito.

 

Tristemente estoy pasando,

 por un momento delicado,

por un lado, estoy roto internamente

y externamente,

mi vida va en picada.

 

Tengo un tiempo,

bajo esta situación.

Sé que no es normal,

 sin duda, no lo es.

 

Nadie dura tanto tiempo,

 en un lugar

y menos cuando afecta nuestra vida.

Durante mucho tiempo,

he estado perdido,

quiero afirmar mi fe contigo.

 

 Con el objetivo,

 de poder recuperar el sendero,

 así como, guías a tus fieles perdido,

actualmente, me siento así.

 

La verdad,

asumo que esto es pasajero,

no obstante, siento que ya tengo una eternidad.

Cada vez las cosas se complican,

sobre todo, a nivel profesional y de salud.

 

El estrés abunda mi vida,

el cansancio y la motivación igual,

es lo que ahora,

me afecta enormemente.

 

Me arrodillo humildemente,

en efecto, necesito de ti.

Ya que, de forma individual,

 no encuentro una salida sólida.

Lo he intentado,

pero me veo más en el fondo.

 

Es decir, siento que estoy,

 tomando malas decisiones.

Ahora esto no quiero que afecte,

a mi familia,

mientras recupero el rumbo.

 

 Necesito que intercedas por ellos,

me siento avergonzado,

 desde el día que empezó mi declive.

San Antonio de Padua,

considero que eres mi amigo,

 tu amistad quiero que sea mi auxilio.

 

Es la garantía de recuperar mi vida,

 mi propósito y mis metas.

La certidumbre de lo que viene,

 capaz es lo que me preocupa más.

 

Cuando estamos bajo una racha,

 a pesar de buena o malas,

el contexto actual,

es lo que tenemos en la mente.

 

Idolatro con pundonor, tu amor.

Altísimo Santo,

 bendice mi vida

y la de mis familiares.

 

Conviértete en mi protector,

por otra parte, en mi escudo,

contra todo lo malo.

Aparte de eso, aleja a las malas personas,

esto para mí es importante.

 

No me resentiré,

por la situación que estás tomando.

Confió en ti, en cada momento,

estoy consciente, que tu poder,

ilumina de nuevo a las personas.

 

Confió en tu gloria,

 tú me brindas las esperanzas necesarias.

También quiero mencionar,

he experimentado,

bajones de energía,

 que no van acorde a lo que enfrento.

 

De cualquier manera, voy a esperar,

 el dictamen de tu decisión.

Recalco, que no soy codicioso,

solo quiero es volver a ser yo nuevamente.

 

No tiene nada malo,

porque honestamente, seguir así.

Hará que deje de vivir mi vida.

Seguiré con la firmeza de salvaguardar,

 en especial,

 la rutina de rezar constantemente.

 

Gracias y muchas gracias,

por todo lo que haces por mí.

Finalmente, agrego que protejas,

a los seres queridos,

cercano a mí círculo.

 

Jamás permitan que decaigan,

 como yo estoy ahora mismo.

Tampoco permita,

que su salud sea afectada,

 con algo de gravedad,

ciertamente te brindo mi confianza.

 

Asimismo, mi amor sincero y honesto.

Son dos cosas que,

de mi parte, es lo indicado para ofrecerte,

 con mucho amor por siempre.

 

Amén.

Ejercicio del cristiano al despertar

Por la mañana
Al despertar a la señal de la cruz diciendo:
Por la señal de la cruz de la Santa Cruz de nuestros enemigos libramos señor Dios nuestro en el nombre del padre y del hijo y del espíritu Santo amén Jesús.
Después dirá:
Jesús José y María os doy el corazón y el alma mía.
Levantado y vestidos se arrodillara y dirá:
Dios y señor mío en quien creo y espero a quien adoro y amo con todo mi corazón: os doy gracias por haberme criado, redimido, hecho cristiano y conservado en esta noche.
ofrezco y consagró a vuestra honra y gloria a todos mis pensamientos palabras y obras y trabajos con intención de ganar con ellos todas las indulgencias concedidas las que aplicó en sufragio de las almas del purgatorio especialmente de las que sean más de grado de María Santísima y de mi particular obligación.
humildemente os pido perdón de mis pecados y me pesa de lo íntimo de mi corazón de haberos ofendido y por los méritos de Jesucristo y de la virgen Santísima os suplico queréis gracias para no ofender es de nuevo.

enseguida rezar a la oración del padre nuestro Avemaría y credo dirigiéndose a la Santísima virgen dirá;

Oh virgen y madre de Dios! yo me entrego por hijo vuestro y el olor y la gloria de vuestra pureza os ofrezco mi alma y cuerpo mis potencias y sentidos y os suplico mercancis la gracia de no cometer jamás pecado alguno.
Amén, Jesús, tres Avemarías.

Oración a San Marcos de León para las personas que te hacen daño


Oh San Marcos de León,

tú que domaste la daga y el dragón,

doma los toros enojados

que también pertenecen al monte,

doma a mis enemigos

y déjalos humillados delante de mí,

al igual que Cristo lo hizo delante de Pilato,

que no hubo la necesidad de usar la fuerza,

y al igual que las ovejas,

que son símbolo de la modestia,

vengan a mí,

tráelos a mi sin diferencia de clase o religión,

y una vez arrepentidos,

reciban el perdón.

Déjalos, que los ateos ponen

en duda la verdad sobre nuestra fe

en la fuente cristalina divina que nos guía hacia ti.

Señor, tú que todo lo puedes,

tráelos hacia mi,

para así, ponerlos a beber del agua

de la fuente de la humildad.

Paz en Cristo, Paz en Cristo, Paz en Cristo.

Amén.

Oracion para la paz interior y mental

 


Compartimos una oración para los días que no estés bien contigo mismo, cuando algún problema te perturba y te quita el sueño, esperemos que sea de vuestro agrado.

Dios Todopoderoso, te damos gracias por nuestras vidas, por tu gran misericordia y la gracia que recibimos. Te damos gracias por tu  fidelidad, aunque nosotros no te hayamos sido fieles. Señor Jesús, te pedimos que nos des toda la paz posible a nuestra mente, cuerpo, alma y espíritu. Queremos que cures y quites todo lo que está causando estrés, dolor y tristeza en nuestras vidas.

Por favor, guía nuestro camino a través de la vida y que nuestros enemigos estén en paz con los demás. Venga tu reinado de paz a nuestra familia, a nuestro lugar de trabajo y a todo lo que esté en nuestras manos.

Que tus ángeles de paz vayan por delante de nosotros cuando salimos y permanezcan a nuestro lado cuando volvamos.

 En el nombre de cristoAmén.

Entradas populares Ultima Semana

Entradas populares del Mes

Entradas populares del Año